bugaboo-boxer-y-nuestro-viaje-a-new-york-trendsandfashion-18Para todas las que estos días en las redes sociales me habéis preguntado sobre mi sistema de equipaje os diré que es de la marca Bugaboo y se llama Bugaboo Boxer. Tuve la oportunidad de asistir a su lanzamiento en Amsterdam, donde están los headquarters de la marca, y desde entonces he disfrutado de su comodidad y maniobrabilidad en mis viajes a París y a New York estos meses. No se trata de una maleta y esto quiero dejarlo claro. Es muchísimo más. Estoy convencida de que va a tener mucho éxito porque las personas más expertas en el universo de los viajes me han ido parando para preguntarme de dónde era mi sistema de equipaje. Os hablo de azafatas, empleados de tren, taxistas y hasta en el control de policía del aeropuerto. No han visto nada más cómodo y práctico. Uno de los policías dio en el clavo: "Te vi de lejos caminar hacia mi y pensé mira va empujando un cochecito". Porque Bugaboo es famosa por ser una marca de movilidad que crea coches para padres inquietos a los que no les asusta viajar en familia y descubrir mundo. Pero el Bugaboo Boxer es mucho más. Está pensado para las personas que viajan a menudo y que saben que resulta estresante facturar maletas, subir al avión o al tren con múltiples bolsos, un maletín para el portátil, otra bolsa de mano, un bolso para los objetos personales, etc. Este sistema es un todo en uno y con múltiples posibilidades y funciones. Su creador y Chief Design Officer de la marca Max Barenbrug, viajante frecuente, ha dedicado 8 años de su vida a su diseño y desarrollo. El Bugaboo Boxer es un sistema de módulos interconectables que se acoplan unos con otros. Por ejemplo, si necesitáis una maleta de cabina, podéis escoger el pack para viajes cortos (870 euros) que incluye el chasis del Bugaboo Boxer, el módulo de cabina (que está en tres colores: negro, blanco y morado metalizado) y lleva un bolso interior gris. Este bolso es estupendo. Lo he utilizado para guardar todo mi equipo fotográfico. Yo había comprado el Kånken Photo Insert, un accesorio perfecto para llevar todos mis objetivos, cuerpos y accesorios de la cámara réflex. Lo coloqué en el bolso interior de la maleta de mano del Bugaboo Boxer y ahí llevé, también mi portátil, mis cables, tarjetas de memoria, discos externos... En definitiva, todo lo necesario para un viaje de trabajo. Este módulo no lo facturé. El que sí facturé fue el módulo de viaje grande, precioso en color blanco. Al hacerlo la azafata me decía que era lo más bonito que había visto aquel día. Y no solo es bello, sino que es espacioso y resistente. En New York sabía que iba a nevar así que me fui para 8 días cargada de ropa de abrigo, botas y diferentes looks para los shootings que íbamos hacer durante la semana de la moda. Todo entra en este sistema de equipaje. Qué alivio. Este sistema Full Equip cuesta 1.260 euros. ¿Y cómo se cierra el chasis para subirlo a un taxi o al compartimento del tren o el avión? Pues basta con cerrar las ruedas, pisando la palanca que hay en el centro (se abren y cierran automáticamente), pulsar el botón blanco situado en el centro del manillar y empujar hacia abajo. Con un simple movimiento se cierra telescópicamente el manillar y las ruedas traseras se pliegan y fijan en su lugar con un clic. Para abrir, tiráis del manillar hacia arriba, las ruedas se despliegan de nuevo pisando la palanca y entonces ajustáis el manillar a vuestra altura. Es facilísimo. Os aseguro que si probáis el Bugaboo Boxer no hay vuelta atrás, no vais a querer volver a llevar ningún otro sistema de equipaje. Una maleta se arrastra pero el Bubaboo Boxer se empuja y va sólo. A los que viajamos nos facilita los traslados, es comodísimo. En esta web tenéis vídeos de todos y cada uno de los detalles para que os convenzáis. Podéis comprarlo en España de momento en su tienda online. Welcome to a new journey.

Processed with VSCO with b1 preset ¿Sabéis la sensación de dormir en el Holiday Inn más alto del mundo? Nosotros no lo sabíamos cuando escogimos este hotel para nuestro viaje a New York para la semana de la moda y al llegar nos dieron una habitación en la planta ¡34! Pero, nos sorprendimos aún más al subir al ascensor y ver que llegaba hasta la 50. Imaginad qué emoción. En la foto con la que abro este post me veis justo al llegar llamando a casa, contándoselo a mi hijo que estaba alucinado. Hace poco subí con él a la planta 15 de un edificio y ya se emocionó, así que cuando le conté que mamá estaba en un hotel con 50 plantas lo primero que me pidió era que hiciera muchas fotos de las vistas. Si encima tenéis la suerte, como yo he tenido, de que caiga en New York una gran nevada, el paisaje ya es de lujo. Estaba en la habitación del hotel Holiday Inn Manhattan-Financial District cuando de madrugada comenzó a nevar sin parar, cubriendo todas las azoteas, las aceras, las calzadas. De verdad ha sido una experiencia única. Os recomiendo a todas las que me leéis que os hagáis del Rewards Club de IHG (Intercontinentals Hotels Group), si escogéis sus hoteles al viajar por el mundo vais sumando puntos. Y luego todo son ventajas. Pero además de las hermosas vistas de la ciudad, el Holiday Inn Manhattan-Financial District tiene, para mi, la mejor ubicación posible. Está en el corazón del bajo Manhattan, en el distrito financiero, súper conectado con el centro de la ciudad con las mejores y más accesibles líneas de metro y a dos pasos de Battery Park y el ferry hacia la Estatua de la Libertad. Es una zona de negocios, con lo cual os aseguro que es mucho menos bulliciosa de noche que por el centro de la ciudad (Broadway o Times Square), por eso vale la pena. Esta muy cerca de la maravillosa Trinity Church de la famosa Bolsa de Nueva York, así como de Wall Street. Es una zona bastante limpia, con restauración y con centros comerciales que bien merecen una escapada, como el famoso outlet Century 21, junto al área del World Trade Center donde actualmente está el Museo Memorial 9/11 y el Oculus de Santiago Calatrava donde convergen 11 líneas de metro, el tren que cruza el Hudson para comunicar Nueva York con el vecino estado de Nueva Jersey, y un centro comercial con más de un centenar de tiendas que os recomiendo visitar, si os gusta ir de shopping tanto como a mi. Como os comentaba nuestro lujoso hotel de Manhattan para la New York Fashion Week cuenta con 50 plantas y 492 habitaciones. Teníamos una cafetera con el que cada mañana preparábamos un delicioso café en la habitación, mientras consultábamos el correo en el escritorio con el Wi-Fi de alta velocidad. Tenéis a vuestra disposición el centro de negocios de última generación por si tenéis que hacer reuniones con marcas allí, así como la sala de fitness. Os recomiendo el restaurante St. George's del mismo hotel, donde los niños comen gratis. Ya sabéis que la cadena Holiday Inn apuesta siempre por las familias y os lo hemos contado en otros de nuestros viajes donde hemos tenido la suerte de descubrir sus hoteles en el mundo entero. En el más alto Holiday Inn del mundo me hice las fotos que acompañan a este post para la campaña de San Valentin de este año. Llevo un vestido Remixance cuyo estilo y corte es atractivo y muy femenino. Las prendas de Remixance acentúan la silueta femenina cubriéndola con tejidos y acabados de alta costura. Es el modelo Sofía en color gris plateado que podéis ver aquí. He completado el look con dos pulseras preciosas de la colección de San Valentin de este año de Swarovski, llamada 'La poesía de dos', porque amar es atreverse. La marca ha diseñado modernos símbolos de amor que dicen “Te quiero”. Colgantes y pulseras de candado y de llave, que pueden lucirse en superposición para invocar un look de tendencia o también se puede conservar una pieza y entregar la otra a un ser querido como regalo simbólico del vínculo compartido. Las pulseras están decoradas con cristal pavé transparente y rosa, e incorporan una mezcla de baños metálicos. ¿Os gustan?